MIHY logo small

Bienvenido

 

Los seres humanos han viajado desde el comienzo de los tiempos independientemente de las fronteras y de la Soberanía de los Estados. Poco a poco las fronteras de los países empezaron a definirse y también se comenzaron a desarrollar leyes en lo relativo al cruce de las fronteras. Sin embargo, ninguna ley ha supuesto en ningún momento una limitación real al instinto nómada de la humanidad. Este nomadismo es el vínculo que reúne de manera armoniosa a las personas que se desplazan por el mundo. Los diferentes idiomas, culturas, historias vitales, etc. pasan a ser patrimonio y conocimiento común de la humanidad.

Es un hecho que se cometen delitos en todos los países, ya que desgraciadamente, el delito forma parte de nuestras sociedades. Aprovecharse de las vulnerabilidades de las personas es una práctica habitual entre los delincuentes. Cuando una persona es víctima de un delito, experimenta un hecho traumático que tiene graves consecuencias que se reflejan en diferentes niveles: social, económico y psicológico.

Cuando una persona es víctima de un delito en otro Estado Miembro, el delito se produce en un lugar en que la cultura, el idioma, le geografía, etc. son otros. Estos factores incrementan enormemente el impacto del delito sobre la víctima que lo sufre y limitan las posibilidades de la víctima de participar directamente en los procedimientos penales.