MIHY logo small

Soy Turista y He Sido Víctima De Un Delito

 

El acontecimiento de un delito es un suceso inesperado, que puede causar perjuicios de diversa índole: físicos, materiales, emocionales y morales. A las personas que sufren estos daños se las considera víctimas del delito.

Además de los daños sufridos, es posible que la circunstancia del delito acarree otras consecuencias para las víctimas, para sus amigos y familiares, tales como lesiones físicas, reacciones psicológicas, pérdidas financieras o trastornos a nivel familiar, social y laboral.

Muchas víctimas se sobreponen por sí mismas al impacto de la victimización y consiguen ejercer sus derechos y obtener alguna compensación por los daños sufridos; otras pueden necesitar de apoyo por encontrar dificultades añadidas, sobre todo cuando desconocen los procedimientos a adoptar.

Así, cuando el delito sucede en un país extranjero, diferente de aquel donde la víctima reside habitualmente, ésta podrá encontrar obstáculos:

 - Desconocimiento del idioma: los problemas de comprensión del idioma del país donde haya sucedido el delito pueden dificultar tanto la identificación de las instituciones de apoyo como el reconocimiento de los derechos que le asisten y del proceso judicial, así como la aportación de información a los diversos profesionales que pueden intervenir en el proceso de apoyo a la víctima;

 - Desconocimiento de la geografía: una persona que se convierte en víctima de un delito en un lugar con el que no está familiarizada, podrá no saber a quién dirigirse para recibir apoyo, desconociendo la localización de los hospitales, comisarías, juzgados y otros servicios.

 - Desconocimiento de sus derechos y del sistema judicial: este es un factor que afecta a la mayoría de la población, pero incide especialmente en los ciudadanos no residentes, como los turistas.

 - Tiempo de permanencia en el país donde ha sucedido el delito: especialmente en el caso de los turistas, su tiempo de permanencia en el país donde ha sucedido el delito puede dificultar la adopción de los procedimientos necesarios para sobreponerse de las consecuencias de la victimización.

 - Obstáculos para participar en los actos procesales: los procesos penales se llevan a cabo, por regla general, en los Juzgados del país en el que ha sucedido el delito, de manera que las víctimas que residen en un país diferente pueden no poder estar presentes en los actos procesales, como la audiencia del juicio.

Para hacer frente a estas dificultades, es esencial que los turistas tengan información sobre sus derechos y las instituciones que les pueden apoyar en una situación de delito.